2/03/2009

de la serie CHARCOS

de la serie CHARCOS

Cuando el viento arrasaba con
las lagrimas de viejos recuerdos
y las mañanas abrían el mundo a puñaladas
todos los hombres
Quedaron petrificados,
ausentes de sol
perdidos en la escala de grises
sin punto de fuga
deambulando por la ciudad
sin memoria.

1 comentario:

Pao**Ortiz dijo...

"Cada uno segrega, como la araña, su parte de luz y de niebla, queriendo elevarla tal vez a más aire, según la oblicuidad de su ventana, el límite de su devoción y su frágil mirada en la tierra"... o lo bien que se refleje en el adoquín inundado de recuerdos: es cuestión de saber comunicarse infrahumanamente con su reflejo, con esa “respuesta inmediata de naturaleza nerviosa” justo a 180º de sus pies, un plano cartesiano perfecto.